tatuajes

Las mejores imagenes de tatuajes para elegir.

 

Imagen de tatuajes

Decorar nuestro cuerpo con una imagen de tatuaje elaborada y atractiva se ha tornado una moda; el fenómeno conocido como body painting o body art, constituye un estilo de vida, es, para muchos, una forma de diferenciarse de millones de jóvenes de todo el mundo. Sin embargo, la imagen de tatuaje es, al mismo tiempo, una agresión al organismo si el procedimiento no se realiza con el cuidado debido.

imagen de tatuajes

La higiene de los materiales utilizados es esencial para evitar infecciones que son transmitidas por sangre, tales como la hepatitis C y el virus del sida; antes de acudir a cualquier profesional que realice este tipo de técnicas artísticas, es conveniente informarnos sobre algunas normas y los problemas que nos puede traer una imagen de tatuaje en la piel.

Aunque el resultado final de un tatuaje sea del gusto del cliente, la técnica empleada para realizarlo esconde detrás un fase de elaboración muy compleja; desde la Asociación de Tatuadores Profesionales (ATAP), se aconseja que antes de que el artista comience su trabajo, el cliente posea una piel hidratada y limpia.

El proceso para dibujar una imagen de tatuaje en la piel consta de tres fases: la primera es el denominado “pinchazo”; con una máquina de inyección de tinta se introduce un pigmento dentro de nuestra piel a por medio de unas agujas muy finas, que realizan diminutos agujeros sobre la dermis. Luego viene el “dolor”; éste se produce cuando la aguja penetra en la piel, allí se produce una pequeña herida que comenzará a sangrar.

El dolor que se sienta al realizarnos una imagen de tatuaje dependerá siempre de cada persona y de la zona en donde se haya hecho el pinchazo; los lugares conocidos como más sensibles son los que contienen una mayor densidad de hueso y de terminaciones nerviosas, tales como la cabeza, la columna vertebral, el omoplato y el coxis. Otro factor determinante del dolor es la pericia del artista, la forma en que utilice los instrumentos. La tercera y última fase de este procedimiento es “el cuidado”; quizás sea la parte más delicada, porque de su correcto seguimiento dependerán las consecuencias.

Cuidados posteriores al proceso de tatuaje

La dermis, en donde esté situado la imagen de tatuaje, debe permanecer siempre húmeda y es por esto que se debe aplicar una capa de vaselina; posteriormente dicha zona debe cubrirse con un vendaje durante 4 o 5 horas y dejar cicatrizar la herida. Luego de unos días, por lo general una semana, se limpia bien y se coloca una crema regeneradora durante los próximos cuatro o cinco días; es fundamental recordar que la imagen de tatuaje original puede perder su nitidez debido a la exposición al sol. Espalda, brazos, ombligo, zonas genitales, tobillos, etc, cualquier parte del cuerpo puede decorarse con una imagen de tatuaje, sea un brazalete, una rosa, un hada, un diablo, una geisha o incluso el nombre y la cara de una pareja.

imagen de tatuaje

En esta imagen de tatuaje se puede apreciar los motivos magicos

Hace cuatro años atrás lo que más se tatuaba eran tribales, simbología celta y japonesa, la corriente old school y lo gótico (demonios y calaveras), esto fue afirmado por la Asociación de Tatuadores Profesionales; sin embargo, con las distintas modas que fueron surgiendo, el tatuaje ha ido evolucionando y el cliente posee actualmente gustos muy personales.
Aunque muchos lo ignoren existen personas que son alérgicas a los pigmentos de tatuajes o que, debido a su organismo, el tatuarse puede conllevar en un futuro a acarrear problemas de salud. Llevar un cuerpo con una imagen de tatuaje o agujereado en los sitios más inverosímiles es sinónimo de estar a la moda, más que una seña de identidad. De todas formas, la moda puede marcar pero no advertirnos las posibles consecuencias; una imagen de tatuaje mal hecha puede provocar un serio disgusto para nuestra salud.

imagenes de tatuaje

En esta imagen se observa un motivo de ganado

Estos dibujos inyectados en la piel más que efectos producen una serie de complicaciones en la piel, entre ellas la más problemática, común y frecuente: la infección.

Otra consecuencia de tener una imagen de tatuaje marcada en nuestro cuerpo son las reacciones alérgicas que produce nuestro organismo, cuando se inyectan determinadas sustancias o pigmentos, en el caso de los últimos podemos señalar varios ejemplos: el sulfato rojo, metales como el niquel o cromo, para dar una tonalidad verde; el cadmio (para el color amarillo), las sales de cobalto (color azul), óxido de hierro (tono ocre); y en especial hay que tener mucho cuidado con los colores beige y blanco que tienen en su composición zinc y óxido de titanio.

En estos casos la piel puede reaccionar ante cuerpos extraños y se originan una serie de bultos debajo de la piel; ante los pinchazos, podemos tener como consecuencia cicatrices muy abultadas en la zona de la imagen de tatuaje. Es por esto que antes de marcar nuestra piel con alguno de estos productos debemos consultar con un dermatólogo para no sufrir los efectos secundarios.

Volver a INICIO


EL CONTENIDO DE NUESTRO SITIO SE ENCUENTRA DEBIDAMENTE REGISTRADO
SE PROHIBE LA REPRODUCCIÓN DE CUALQUIER PARTE SIN NUESTRA AUTORIZACIÓN | Nov 2010